Combates entre ejército y paramilitares en Sudán dejan al menos 27 muertos



 

La capital de Sudán, Jartum, se vio sacudida por varias explosiones y disparos el sábado por la noche, tras una jornada de combates callejeros, ataques aéreos entre paramilitares y el ejército regular que dejaron al menos 27 muertos y más de un centenar de heridos.

“Un conteo inicial de los lamentables hechos del sábado (…) dejó 27 muertos”, algunos de ellos en Jartum, precisó el sindicato médico en un comunicado.

Cerca de 170 más resultaron heridos en los enfrentamientos que estallaron el sábado y se extendieron a la madrugada del domingo, agregó el sindicato.

En la capital se vieron humaredas por encima de los cuarteles de los paramilitares y del aeropuerto internacional.

Por la mañana de sábado, el grupo paramilitar Fuerzas de Apoyo Rápido (FAR) del general Mohamed Hamdan Daglo, también conocido como “Hemedti”, anunció la toma del aeropuerto internacional y del palacio presidencial, y llamó a la población y a los soldados a levantarse contra el ejército.

Los paramilitares de las FAR “no se detendrán antes de haber tomado el control de todas las bases militares”, amenazó Hemedti, en una llamada telefónica a la cadena noticiosa catarí Al-Jazeera.

Frente a él, el ejército regular, encabezado por el general Abdel Fatah al Burhan, dirigente de facto de Sudán desde el golpe de Estado del 25 de octubre de 2021, anunció que movilizó las fuerzas aéreas contra “el enemigo”.

El ejército desmintió que las FAR hubieran tomado el aeropuerto internacional y aseguró que unos paramilitares se “infiltraron e incendiaron aviones civiles, incluyendo uno de Saudi Airlines”, un incidente confirmado por Riad. La compañía precisó que uno de sus aviones se vio dañado por tiros en el aeropuerto de Jartum.

Por la noche, en la red emiratí Sky News Arabia, Hemedti reiteró que se vio “forzado” a actuar. “No somos nosotros quienes empezaron”, recalcó, e instó a “rendirse” al general Al Burhan.

Por su parte, el ejército publicó en su página de Facebook un “aviso de búsqueda” contra Hemedti. “Este criminal fugado está buscado por la justicia”, rezaba el mensaje, acompañado de un fotomontaje.

– Llamados a la moderación –
Ambos bandos se enfrentan también por el control de los medios estatales, según testigos. La señal de la televisión parece haber cesado.

Los habitantes de Jartum están atrincherados en sus casas. “Como todos los sudaneses, estamos bajo resguardo”, escribió en Twitter el embajador estadounidense John Godfrey.

“Hago un llamamiento a los altos mandos militares para que pongan fin inmediatamente a los enfrentamientos”, añadió.

Los llamados al alto el fuego, que llegaron desde la ONU, Estados Unidos, Rusia, Francia, Italia, Brasil, la Unión Africana, la Liga Árabe, la Unión Europea e, incluso, del ex primer ministro civil Abdalá Hamdok, no fueron escuchados.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, advirtió a través de su portavoz que una “escalada en el conflicto tendrá un impacto devastador en los civiles y agravará aún más la ya precaria situación humanitaria del país”.

La Liga Árabe, a petición de Egipto y de Arabia Saudita, celebrará una reunión de emergencia el domingo para discutir la situación en Sudán.

– “Mentiras” –
Durante el golpe de 2021, Hemedti y Burhan habían unido sus fuerzas para expulsar a los civiles del poder. Pero con el tiempo los desacuerdos entre ambos hombres fueron creciendo hasta degenerar en violencia.

Hemedti, que hace poco se puso del lado de los civiles y por lo tanto contra los militares en las negociaciones políticas, calificó a su otrora aliado y ahora rival de “criminal que ha destruido el país” y dijo al canal catarí Al-Jazeera que sus hombres “no se detendrán hasta tomar el control de todas las bases militares”.

Las FAR, que agrupan a los exmilicianos de la guerra de Darfur, aseguran que fueron “sorprendidos por la mañana por la llegada de un gran contingente del ejército que asedió su campamento en Soba”, en el sur de Jartum, que los “atacó con todo tipo de armas pesadas y ligeras”.

El ejército regular denunció “mentiras” y acusó a las FAR de haber iniciado la hostilidades.

“Los combates comenzaron cuando las FAR atacaron bases del ejército en Jartum y en otros lugares de Sudán”, dijo a la AFP el general Nabil Abdalá, portavoz del ejército. El ejército “cumple con su deber de proteger la patria”, añadió.

Los desacuerdos entre ambos bandos se centran principalmente en el futuro de los paramilitares y su integración dentro de las Fuerzas Armadas.

Aunque el ejército no rechaza su integración, quiere imponer sus condiciones y limitar su incorporación en el tiempo.

El general Daglo exige una amplia inclusión y, sobre todo, un puesto para él en el Estado Mayor.

Esta disputa bloquea la transición democrática exigida por la comunidad internacional para reanudar su ayuda a Sudán, uno de los países más pobres del mundo.

 

AFP





Source link