mató a 40 personas durante 15 años



Patrick Wayne Kearney, en el edificio de los tribunales penales bajo la atenta mirada de un oficial. Este ingeniero mecánico extremadamente inteligente, de aspecto frágil, fue un asesino en serie (Getty Images)

 

Cuando en la historia criminal de los Estados Unidos se menciona al “Asesino de la autopista” (The Freeway Killer) la identificación no queda del todo clara. Porque hubo tres que fueron llamados así, casi al mismo tiempo, durante la segunda mitad del siglo pasado. Tanto que más de una vez se los llegó a confundir.

Por Infobae

Porque William Bonin, Patrick Kearney y Randy Kraft operaban casi de la misma manera: levantaban con sus autos a las víctimas en las rutas o en estaciones de servicio, las mataban y casi siempre dejaban sus cuerpos a la vera de los caminos.

Hubo que hilar más fino para diferenciarlos y fue entonces cuando a Patrick Kearney –sin que se supiera todavía que ese era su nombre– se lo empezó a llamar también el “asesino de las bolsas de basura” (The Trash Bag Killer) porque en su modus operandi casi siempre las víctimas, o partes de ellas, terminaban desechadas dentro de ellas.

Kearney hizo de las suyas durante 15 años, entre 1962 y 1977 sin que nadie, ni sus familiares más cercanos ni sus empleadores, sospecharan siquiera de él. Era imposible asociar la imagen de ese hombre pequeño, de aspecto frágil, ingeniero mecánico extremadamente inteligente con el brutal asesino que en ese lapso se cargó a más de cuarenta personas, entre hombres, adolescentes y niños.

Como suele suceder en estos casos, solo después de descubrir al asesino es posible ver retrospectivamente que las señales estaban ahí, aunque a nadie le llamaran la atención. Por ejemplo, que a Kearney, desde muy chico, le gustaba matar y destripar cerdos de la misma manera que luego haría con sus víctimas.

La tarea la aprendió de su padre en la granja familiar cuando tenía 12 o 13 años. El buen hombre le enseñó a matarlos con un disparo limpio de calibre detrás de la oreja, para que no sufrieran agonía alguna (“eso es importante, que no sufran”, le decía) y después a abrirlos en canal con una cuchilla filosa para limpiarlos por dentro.

Un disparo limpio de pistola calibre 22 detrás de la oreja, por sorpresa, cuando la víctima estaba sentada en el asiento del acompañante del auto era la manera en la que Kearney se cobraba sus víctimas.

Seguía así el mandato paterno de no hacerlas sufrir, pero también por otra razón de peso: para alguien débil como él era una forma segura de no tener un enfrentamiento físico en el cual casi siempre estaría en desventaja.

Esa desventaja la había sufrido dolorosamente en la escuela, donde sus compañeros tenían la costumbre de molerlo a golpes y casi nadie lo llamaba por su nombre sino simplemente “maricón”.

Por eso, Kearney violaba y destripaba a quienes habían tenido la mala idea de subir a su auto solo después de haberlos matado con un disparo limpio y sorpresivo.

Un cartel de búsqueda de los amantes y asesinos en serie de California Patrick Wayne Kearney y David Douglas Hill. Por entonces se creía que David también era uno de los criminales (Tony Korody/Sygma/Sygma via Getty Images)

 

Dos adolescentes

Patrick Kearney tenía 23 años cuando decidió matar por primera vez, en 1962. Muchos años después contó que venía acunando la idea desde bastante antes, pero que no se atrevía a practicarla.

Una tarde, cuya fecha exacta ya no recordaba cuando confesó, salió a dar vueltas en su moto con una pistola calibre 22 en la cintura. En un barrio periférico de Los Ángeles, donde se había detenido un momento, un adolescente se interesó por el vehículo y Kearney lo invitó a dar una vuelta. En un camino solitario de las afueras de la ciudad, cuando ya estaba anocheciendo, se detuvieron para descargar sus vejigas.

En eso estaba el adolescente cuando Kearney desenfundó rápidamente la pistola y le disparó detrás de la oreja derecha. Luego arrastró el cadáver entre los pastos, lo desnudó y lo violó. Esa vez, relató cuando hizo su seguidilla de confesiones, no destripó a la víctima porque no tenía un cuchillo a mano.

La experiencia le produjo placer, contó después, y la repitió. Kearney no era todavía el avezado “Asesino de la autopista” y cometió el error de recorrer el mismo barrio donde había levantado a su víctima anterior. Lo demás fue producto de la casualidad: el chico al que abordó le contó que tenía un primo desaparecido y que la familia creía que se había escapado de la casa. Kearney supo de inmediato que se trataba del chico que había matado y que entonces todavía no habían encontrado el cuerpo.

Al primo de su primera víctima lo mató de la misma manera, pero tuvo el cuidado de elegir otro camino para hacerlo.

Después de eso, dejó de matar durante casi un año.

En el camino

Patrick Kearney solo interrumpió su pulsión criminal cuando consiguió un nuevo trabajo y cuando se enamoró de su David Hill. Foto: Cortesía.

 

Por esa época terminó de estudiar ingeniería mecánica y consiguió un buen trabajo en Hughes Aircraft. El desafío de un nuevo empleo, ya jerarquizado, lo absorbió al punto de frenar por un tiempo su impulso de matar.

No pudo contenerse por mucho tiempo, pero antes de volver al ruedo planificó su modus operandi. No volvería a cometer el error de sus inicios. Se compró un escarabajo Volkswagen y una camioneta de trompa chata de la misma marca, de esas que estaban de moda en el mundo hippie de los ‘60.

En sus días libres se alejaba de Los Ángeles, alternando el auto y la camioneta en cada salida, y buscaba víctimas en autopistas alejadas. Llegó a matar en Orange, en San Diego e, incluso, en Tijuana.

Levantaba a hombres jóvenes que hacían dedo, conversaba un rato con ellos mientras conducía y a la primera distracción sacaba la pistola 22 que tenía siempre al alcance de la mano y les disparaba en la cabeza.

Un disparo 22 bien puesto en la cabeza dejaba pocas o ninguna salpicadura de sangre en el vehículo.

Seguía conduciendo con la víctima erguida en el asiento del acompañante –si hacía falta la acomodaba un poco– hasta llegar a algún lugar desolado, generalmente un camino rural. Allí bajaba el cuerpo, lo desnudaba, lo violaba, lo destripaba y lo descuartizaba con una sierra y un cuchillo. Antes de irse metía las partes en bolsas negra de basura.

Tarde o temprano los cadáveres aparecían y en las noticias se empezó a mencionar al “asesino de la autopista” o al “asesino de las bolsas de basura”.

La policía no tenía una sola pista que permitiera identificarlo.

Continúe leyendo la noticia aquí.





Source link