El estado de Virginia difundió el video de la muerte de un hombre esposado con policías encima en un hospital psiquiátrico



Abogados de la familia denunciaron que la víctima recibió atención insuficiente

 

Según un nuevo video que muestra el encuentro que condujo a la muerte de Irvo N. Otieno, de 28 años, se puede ver a hasta 10 policías y a personal médico del Hospital Central del Estado de Virginia encima o alrededor de la víctima, que llevaba grilletes, durante aproximadamente 11 minutos hasta que deja de moverse.

Por The Washington Post 

El video de vigilancia del hospital psiquiátrico, que no tiene sonido, muestra los últimos momentos de Otieno el 6 de marzo, desde el momento en que los agentes del sheriff del condado de Henrico lo arrastran a una sala de admisiones del hospital esposado y con grilletes, pasando por los 11 minutos en que sujetan a Otieno en el suelo, hasta el momento en que sueltan el cuerpo inerte de Otieno hacia las 16:40 horas.

Minutos después, el video muestra cómo los trabajadores comienzan a aplicar compresiones torácicas y una máquina desfibriladora en la parte superior del cuerpo de Otieno, antes de que un técnico médico lo cubra con una sábana blanca a las 17:48.

Una fiscal de Virginia ha acusado a siete ayudantes del sheriff del condado de Henrico y a tres miembros del personal del hospital de asesinato en segundo grado por la muerte de Otieno, y ha dicho que espera más detenciones y cargos.

La fiscal, Ann Cabell Baskervill, dijo que tenía previsto hacer público el video el martes. The Washington Post lo obtuvo antes de la publicación abriendo los enlaces de Dropbox, que Baskervill enumeró en una presentación judicial pública como parte de su obligación de entregar información relevante a los abogados defensores. Los abogados de dos acusados trataron de bloquear la publicación del video en los documentos judiciales presentados el lunes, argumentando que, al divulgar pruebas o hacer declaraciones a los medios de comunicación, los fiscales podrían influir en el grupo de posibles jurados e impedir que los acusados tuvieran un juicio justo.

Baskervill tiene previsto presentar el martes un procesamiento contra las 10 personas acusadas de la muerte de Otieno, según su oficina. Está previsto que un gran jurado se reúna el martes por la mañana para examinar el caso, según consta en los registros judiciales. El fiscal ha dicho que Otieno murió de asfixia mientras los agentes de la ley y el personal del hospital se amontonaban sobre él.

La familia de Otieno y sus abogados de derechos civiles, Ben Crump y Mark Krudys, vieron el video de vigilancia del hospital la semana pasada e instaron a los fiscales a que lo hicieran público.

Mi hijo fue tratado como un perro, peor que un perro”, dijo la madre de Otieno, Caroline Ouko, a los periodistas la semana pasada en una rueda de prensa con los abogados de la familia. “Lo vi con mis propios ojos en el video. Le trataron de forma inhumana, fue traumático y sistémico”.

Como el video no tenía sonido, no estaba claro lo que se decía, pero uno de los ayudantes del sheriff parecía reírse en un momento dado, dijo Krudys.

Las imágenes de video también muestran a Otieno llegando al hospital el 6 de marzo, y los enlaces de Dropbox en la presentación de Baskervill incluían grabaciones del 911 de trabajadores del hospital aparentemente pidiendo ayuda después del incidente y otras comunicaciones de emergencia.

Un video de vigilancia grabado en el exterior del Central State Hospital muestra a dos todoterrenos llegando a las 15.58 horas, según las marcas de tiempo que aparecen en la grabación. Durante casi 20 minutos, se ve a los agentes del sheriff y al personal del hospital arremolinándose en torno a la entrada, cerca de los vehículos. A las 16:16, los agentes sacan a Otieno, esposado y con grilletes, del asiento trasero del primer todoterreno y lo introducen en el hospital.

Las imágenes tomadas en el interior del hospital muestran a los agentes obligando a Otieno a avanzar (él permanece de pie) mientras el personal del hospital le sigue por la entrada. Los agentes del sheriff parecen controlar la situación mientras llevan a Otieno por un pasillo y a través de una puerta abierta a las 16.17 horas.

El siguiente video de vigilancia muestra a Otieno a las 16:19, cuando entra en la zona de admisiones del hospital. La diferencia de aproximadamente dos minutos -basada en las marcas de tiempo- no aparece en el video revisado por The Post el lunes.

Se puede ver a cuatro o cinco agentes del sheriff arrastrando a Otieno hasta la sala de admisiones. A continuación, dos agentes del sheriff del condado de Henrico se colocan en posición y sujetan a Otieno mientras está sentado en el suelo, con la espalda apoyada en un asiento.

Pero cuando Otieno, que lleva esposas y grilletes, parece moverse poco antes de las 16:28, más agentes y personal del hospital se abalanzan sobre él. Al menos ocho personas se amontonan encima de Otieno, algunas sujetándole las piernas y otras la parte superior del cuerpo.

A las 16:31, el grupo parece perder por un momento el control sobre Otieno y lo hacen rodar por el suelo. Nueve o diez personas sujetan a Otieno. El personal del hospital está en la sala observando o ayudando a sujetarle.

Momentos antes de las 16:40, los ayudantes del sheriff y el personal retiran a Otieno y lo ponen de lado. Un minuto después, un trabajador médico le baja los pantalones y le administra una inyección. Otieno sigue inmóvil. Los esfuerzos de reanimación, incluidas las compresiones torácicas y las cargas del desfibrilador, ocupan menos de una hora en el video.

“Observarán que los esfuerzos de reanimación fueron muy lentos al principio”, dijo Krudys el lunes. La madre de Otieno quiere que el público vea el video, dijo Krudys.

“Está convencida de que el público debe ver lo que le ocurrió a su hijo”, declaró Krudys.

Los abogados de dos de los ayudantes del sheriff han declarado anteriormente que sus clientes son inocentes. Un abogado de uno de los trabajadores del hospital acusados en el caso criticó la presentación del fiscal con los enlaces de Dropbox.

“Nos preocupa que esta respuesta haya sido presentada por la fiscalía con la intención de poner la información a disposición de los medios de comunicación y del público después de haber recibido una moción de la defensa tratando de impedir precisamente tal divulgación”, dijo Douglas Ramseur, que representa a Wavie Jones, en un correo electrónico el lunes por la noche. “Estamos considerando todos nuestros recursos legales”.

Baskervill no respondió a las solicitudes de comentarios el lunes por la noche.

Las grabaciones de audio de las llamadas al 911 y las comunicaciones de emergencia -que tienen nombres de archivo que parecen indicar cuándo se produjeron- muestran al personal del hospital impacientándose a la espera de una ambulancia.

La primera llamada parece producirse en torno a las 16:40. El operador parece tener problemas para oír o entender a una mujer que llama desde el hospital para decir que tienen un paciente que ya no respira.

“Tenemos una emergencia en el edificio 39?, dice la mujer del hospital. “Tenemos un [paciente] recién ingresado, pero ya no respira. … El paciente es un recién ingresado y además está muy agresivo. Así que ahora le están haciendo una reanimación cardiopulmonar. Ya no tiene pulso”.

El despachador responde: “Lo siento, ¿el paciente es agresivo o no respira?”

“Antes era agresivo, ¿verdad?”, dice la mujer del hospital.

En una llamada que parece estar marcada como realizada a las 5:02 p.m., se escucha a una mujer que se había identificado en una llamada anterior como “Harrison en admisiones” llamando de nuevo al despachador del condado de Dinwiddie.

“Hemos llamado hace al menos 15 minutos, hemos tenido una emergencia hace 15 ó 20 minutos”, dice la trabajadora del hospital.

“Sí, señora”, responde la despachadora. “Tenemos médicos en camino”.

“Usted dijo que estaban en camino la última vez”, dice el trabajador del hospital. “Quiero decir, ¿a qué distancia? ¿De dónde venían? ¿Venían de Southside?”

La operadora responde que los médicos “están viniendo lo más rápido que pueden” y explica que también habían estado atendiendo un accidente de tráfico, pero el trabajador del hospital está exasperado.

Esto es totalmente inaceptable, y ustedes también lo saben”, dice. “Totalmente inaceptable”.

“Ya vienen”, le asegura el operador.

A las 17:08 se ve una camilla en la sala de admisiones.

Los abogados de la familia de Otieno dijeron que fue maltratado en la cárcel del condado de Henrico, donde fue llevado por primera vez por las autoridades el 3 de marzo después de que la policía respondiera a una llamada de servicio en su vecindario, y la madre de Otieno trató de conseguirle ayuda médica. La policía lo llevó primero a un hospital para una evaluación de salud mental, y luego lo ingresó en la cárcel cuando se puso rebelde, dijeron las autoridades. Otieno fue trasladado al Hospital Central del Estado tres días después, el 6 de marzo.

Krudys dijo que el video de vigilancia de la cárcel, que la familia de Otieno en su mayor parte se negó a ver, era en algunos aspectos más gráfico que las imágenes del hospital. Los abogados de la familia de Otieno han afirmado que fue retenido desnudo en una celda y que fue golpeado y rociado con gas pimienta por empleados de la oficina del sheriff del condado de Henrico. El video de la cárcel no estaba disponible el lunes.

Aparte de la investigación de Baskervill, el fiscal del condado de Henrico, Shannon Taylor, dijo la semana pasada que su oficina llevaría a cabo “una investigación exhaustiva y completa” de los acontecimientos en la cárcel el 6 de marzo, incluyendo las pruebas de video.

“Entiendo y comparto las preocupaciones del público y haré todo lo que pueda para determinar qué ocurrió y cómo”, dijo Taylor en un comunicado.

No se ha pedido a las fuerzas de seguridad federales de Virginia que ayuden a las autoridades locales a investigar la muerte de Otieno, según tres personas familiarizadas con el asunto que hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizadas a hacer comentarios públicos sobre el caso.

“El FBI de Richmond ha estado en contacto con las autoridades que investigan las circunstancias que rodearon la trágica muerte del señor Irvo Otieno”, dijo el viernes un portavoz de la oficina de campo del FBI en Richmond. “No tenemos más comentarios que compartir en este momento”.

Los registros judiciales muestran que los ayudantes del sheriff del condado de Henrico acusados hasta ahora son los residentes en Virginia Jermaine Branch, de 45 años, Randy Boyer, de 57, Bradley Disse, de 43, Tabitha Levere, de 50, y Brandon Rodgers, de 48, todos ellos de Henrico; así como Dwayne Bramble, de 37, de Sandston; y Kaiyell Dajour Sanders, de 30, de North Chesterfield.

Los trabajadores del hospital acusados son: Darian Blackwell, de 23 años, de Petersburg; Jones, de 34 años, de Chesterfield; y Sadarius Williams, de 27 años, de North Dinwiddie.

Dos de los 10 acusados, Branch y Disse, habían sido puestos en libertad bajo fianza en la tarde del lunes, con los demás programados para audiencias de fianza el martes y el miércoles.





Source link