¿qué pasará legalmente?¿Económicamente qué se negocia? Aquí las respuestas


Un comunicado de la Federación Venezolana de Fútbol anunció el 8 de marzo la desvinculación del entrenador argentino, José Pékerman, sin explicar qué había ocurrido o las razones de la separación. No obstante, es claro que se terminó la relación.

Es complicado hacer un análisis de la situación con tan poca información pública confiable. La lucha por el control de la narrativa ha propiciado especulaciones poco creíbles para explicar una ruptura. No obstante, intentaremos explicar los intríngulis de la situación desde el punto de vista legal.

¿En qué punto estamos?

Claramente está terminando la relación entre la FVF y José Néstor Pékerman. Normalmente los contratos se terminan al finalizar su vigencia o de mutuo acuerdo entre las partes. Excepcionalmente, y cuando hay graves incumplimientos, se pueden terminar de forma unilateral.

En este contexto, hay dos posibles escenarios:

Escenario uno: La FVF y Pékerman están conversando cómo terminar la relación de una forma cordial. Allí se negocian pagos, fechas de pagos, deudas pendientes, incumplimientos, etc. Luego de la guerra mediática por la narrativa, no pareciera que esto estuviera sucediendo, pero no se puede descartar.

Escenario dos: La FVF y Pékerman intercambian comunicaciones reclamando violaciones contractuales para ver si hay una causa justa para terminar el contrato y así condenar a la otra parte a pagar daños de forma monetaria por el incumplimiento de contrato.

¿Qué es una causa justa y por qué es clave en este caso?

La jurisprudencia dentro del deporte nos indica que una causa justa es una violación muy grave a nivel contractual que impide que pueda continuar el contrato, dejando como única opción la terminación del contrato por una de las partes. Siempre es una situación grave, que no deja otra opción.

¿El término es muy vago y subjetivo?

Así es. Va a depender de la situación caso por caso. Hay algunas causas justas claramente definidas, como el impago de salario de más de dos meses.

Una versión dice que Pascual Lezcano, no declaró un dinero que administró, que quería imponer a su hermano sin experiencia como seleccionador sub 20 y que quería colocar jugadores que representaba ¿Esto es una causa justa para despedir a Pékerman?

En principio pareciera que no. Pascual Lezcano es una persona diferente a Pékerman. Los posibles incumplimientos no son imputables al otro a menos que el contrato sea por ambos y establezca responsabilidades conjuntas.

Por otro lado, cada uno de estos supuestos incumplimientos parecieran no ser suficientemente graves. Desmenucemos cada uno:

Sobre el dinero y la declaración: Primero habría que ver de cuánto dinero se trataba y lo acordado en el contrato. Si es una cantidad alta de dinero puede ser una causa justa siempre y cuando se hayan dado suficientes oportunidades para devolverlo o dar explicaciones. Igual, la FVF siempre podría descontar el dinero de su siguiente pago de forma justificada.

Sobre el querer imponer a su hermano como seleccionador no teniendo la experiencia: La FVF es quien decide el entrenador, no un tercero. Los terceros proponen. Si usted tiene una potestad que la puede cumplir y hacer cumplir usted mismo, no puede ser causa de un despido que otra persona sugiera algo. Ahora, si por contrato la FVF le dio esa potestad a Lezcano, el ente federativo podía impedirlo ya que el contrato finalmente se firma con la FVF. Por último, es ridículo si quiera mencionar esto teniendo en cuenta que se contrataron personas como entrenadores en la FVF sin experiencia y a la FVF pareció no importarle.

Sobre el conflicto de intereses de imponer jugadores: Quien convocaba era José Pékerman. Normalmente la lista de convocados la hace el seleccionador sin ninguna restricción. Tendría la FVF que probar que Pascual Lezcano y Pékerman tienen algún acuerdo para esto y que ambos se benefician, por ejemplo.

Debemos resaltar que un cúmulo de estos hechos, siempre que sean probados, pueden ser una causa justa.

En resumen, no pareciera que existen incumplimientos muy graves o, en todo caso, se necesitan pruebas contundentes para demostrarlo.

Otra versión indica que a Pékerman no le cumplieron varios acuerdos. ¿Esto es una causa justa para irse de la FVF?

Depende. Analicemos:

Falta de Torneo Reservas: Hubo un Torneo Reservas muy extraño en 2022. Quizás no cumplió con las expectativas, pero si era una obligación fuerte a cumplir en el contrato, tiene que estar bien delimitada y además tiene que entenderse que la implementación a cierto nivel lleva su tiempo. De buenas a primera dependerá de lo estricto del contrato para que esto sea una causa justa.

Le incumplieron con pagos: Habría que ver si a Pékerman le debían más de dos meses o si hubo pagos con retraso de manera reiterativa. De no ser así, no habría causa justa.

Incumplieron con visado: Este si puede ser un requisito obligatorio. La FVF tiene que cumplir con el visado. Ahora bien, de ser esto cierto hay que ver también la colaboración de Pékerman al respecto, y si esto impedía fuertemente sus obligaciones de acuerdo a lo pactado en el contrato.

Incumplieron pagos de viajes: Normalmente en un contrato se negocian los pasajes y el tema del alojamiento. Si incumplieron varias veces estos requisitos, pudiéramos estar hablando de causa justa.

Le imponían jugadores a convocar: En principio si es demostrable que esto ocurrió, pudiera ser una causa justa para terminar el contrato ya que no estás dejando al seleccionador hacer su trabajo. Ahora bien, tendría que haber mensajes o pruebas de esto.

Hay que subrayar que un cúmulo de estos hechos, siempre que sean probados, pueden ser una causa justa.

En resumen, lo dicho, no pareciese ser incumplimientos muy graves o pareciese que se necesitan pruebas contundentes para demostrarlo.

Cuando ocurre la causa justa, ¿se puede terminar el contrato inmediatamente?

En principio, no. Normalmente debes enviar una carta para tratar de remediar los incumplimientos. Esto seguramente debió ocurrir entre los abogados de cada una de las partes.

Si el incumplimiento es exageradamente grave, la carta dando un tiempo para corregir no es necesaria.

¿Qué pasará ahora?

Negociarán o irán a un proceso legal para determinar quién es el que incumplió la relación. Personalmente pienso que tarde o temprano llegarán a un acuerdo a menos que el ego y la soberbia se desate. Un litigio de este nivel será costoso para ambas partes. Quizás luego de tener un convenio irán a juicio por el incumplimiento de ese último acuerdo, pero ya será más sencillo.

Conclusión

Es complejo saber quién tiene la razón en virtud de las versiones que dan varias personas de los medios. No obstante, ninguna de las cosas esgrimidas pareciera ser la verdadera razón para que se rompiera la relación. Ninguna se ve bastante fuerte a lo lejos, aunque, repetimos, no se tienen todos los detalles. Sin embargo, en un potencial juicio, necesitarán probar lo esgrimido y argumentar su gravedad. El que no lo haga, perderá.

Finalizo recomendando a nuestro estimado lector a que sea crítico con lo que lee. Observe bien quién lo dice y cómo lo dice. Especialmente vea dónde trabaja y para quién trabaja la persona que está emitiendo una opinión para saber si eso influye en su relato. También observe el contexto pasado, presente y futuro. No caiga en el dogma de las personas que repiten sin cesar las mismas versiones sin cuestionarse. Así, poco a poco, a través del análisis, tendrá las respuestas que busca.



Source link