Fotos del naufragio que dejó 60 migrantes muertos en Italia


Al menos 60 migrantes murieron tras el naufragio de una embarcación en la región de Calabria, en Italia. El navío llevaba cuatro días viajando desde Turquía y sucumbió con más de 200 personas a bordo.

Las autoridades italianas rescataron 60 cadáveres este domingo, además de 80 personas, por lo que otras 60 seguirían desaparecidas.

La policía militarizada confirmó a la agencia Efe que los cuerpos de los migrantes estaban a lo largo de varios kilómetros de la costa. Entre ellos había un recién nacido y por los menos 12 menores de edad.

LEA TAMBIÉN: SUBE A 59 EL NÚMERO DE MUERTOS POR TORRENCIALES LLUVIAS EN BRASIL

El informante indicó que no descartan que el número de muertos ascienda a los cien.

La prensa local compartió fotos donde se observa los restos de la embarcación de madera. Estaba totalmente destruida en la orilla de la playa.

La primera hipótesis sugirió que el bote zozobró luego de impactar con rocas. No obstante, los sobrevivientes señalaron que el motor explotó en medio de la noche, dejando múltiples heridos. Finalmente, el estallido hizo añicos a la embarcación.

Las autoridades de Italia ya estaban al tanto de la existencia de la embarcación desde este sábado luego que un helicóptero de patrulla reportara sobre ella.

Tras la comunicación, un equipo salió a buscar al bote. No obstante, los fuertes embates del mar, sumado a la oscuridad, complicaron las operaciones de búsqueda. Esto obligó a los agentes a volver a tierra firme.

Quienes quedaron con vida llegaron por sus propios medios a la costa, donde son atendidos por la Cruz Roja y Guardia Costera. Las autoridades trasladaron a aproximadamente 20 de ellos a un hospital de Crotone. El resto, sigue en un albergue.

PROVENÍAN DESDE VARIOS PAÍSES

La gran mayoría de los tripulantes eran menores de 30 años. Asimismo, provienen de Afganistán, Irán y Afganistán y partieron a Italia desde el puerto de Smirne, en el extremo occidente turco.

«Es una enésima tragedia en el Mediterráneo que no puede dejar a ninguno indiferente«, lamentó el presidente italiano, Sergio Matterella.



Source link