Delsa Solórzano: «Venezuela está lista para ser dirigida por una mujer»


Siempre anda de gira, dice. Aunque ahora está, oficialmente, en campaña. Hace años que vemos a Delsa Solórzano en diferentes frentes de la oposición al chavismo y en la defensa de los Derechos Humanos: en la Asamblea Nacional, en marchas, exigiendo la liberación de presos políticos… Abogada y diputada, el 13 de diciembre de 2018 firmó la partida de nacimiento de su propia organización política, Encuentro Ciudadano, un partido cuyo logo parece el de una editorial -serio, sin estridencias- y que en términos ideológicos se ubica en el centro, pero hacia la derecha.

Con ese partido que preside convocó, el 28 de enero, a un grupo de militantes y entusiastas -asegura que reunió a cerca de 3 mil personas en la Plaza Alfredo Sadel, en Caracas- para presentar su nombre como aspirante a la primaria de los sectores democráticos que elegirán contrincante para enfrentar a Nicolás Maduro en las futuras presidenciales.

-¿Por qué usted cree que es la mejor opción en esta fase de primarias en la oposición?

-Por varias razones. Creo que soy la única opción nueva, no solamente porque es la primera vez que pongo mi nombre, sino porque además representamos a un partido político nuevo, moderno, diferente y que se ha empeñado en construir desde las bases de la población en torno a una idea más que en torno a un liderazgo. Eso es importante. La segunda razón es porque siento que nuestro país necesita transparencia, necesita rendición de cuentas, necesita que tengas un plan de gobierno, que tengas claro lo que viene para Venezuela. Lo que viene después de una dictadura como la que estamos viviendo hoy es un proceso de transición que será el que asiente las bases para la Venezuela democrática. Nosotros tenemos cuatro años trabajando un plan de gobierno para la transición, que evidentemente lo ponemos a la orden de la unidad, pero en primer término lo ponemos a la orden de Venezuela.  

-¿En qué es diferente este partido?

-Somos un partido de centroderecha. Para llegar a este tema ideológico han pasado demasiados años de formación, de preparación, de entender que 90% del causante de la crisis es una ideología socialista que no hizo más que esclavizarnos. Y además, entender que los partidos tradicionales se han armado sobre liderazgos concretos y no sobre ideas. Para nosotros el tema de las ideas es fundamental.

Delsa Solórzano
Fotos: Alejandro Cremades

-¿Qué es para ustedes ser un partido de centroderecha?

-Estamos muy conscientes de que el Estado está para servir a la gente, no para servirse de la gente. De que la economía no se puede sustentar en el rentismo, que el tema eléctrico es fundamental y de que si no traes inversión privada al país no puedes pretender que pueda haber un desarrollo económico. Para nosotros, por ejemplo, este tema de la economía social de mercado es el eje sobre el cual se tienen que asentar las bases de la reestructuración económica del país. Que además, por ejemplo, en el tema de justicia hay una grave crisis, Venezuela tiene 99% de impunidad y además eso viene acompañado de jueces y fiscales que no son de concurso, que están allí por un tema ideológico-chavista y que la justicia tiene que ser reformada. Todas esas cosas están dentro de nuestra oferta de país.

-Son cosas que llevamos años escuchando… ¿El país está tan mal que al final todos ven que hay que hacer lo mismo?

-No creo… Aquí hay gente que cree en el rentismo como una parte de su esquema, de su visión de gobierno. Nosotros no creemos en el rentismo. No creemos que la solución a la crisis económica del país sea que yo te lleve una gotica de petróleo a tu casa, sino que la solución está en la producción nacional, que está completamente desvencijada. No creemos en una economía de puertos, nosotros creemos con firmeza en que desde el trabajador hasta el empresario tienen que tener garantías y seguridad jurídica para poder producir para Venezuela.

-¿Ser mujer es, a estas alturas del siglo, una ventaja o una desventaja de cara a esta aspiración presidencial?

-Esa pregunta tiene muchas respuestas. Ser mujer en la política en Venezuela es muy difícil. Te enfrentas siempre a un tema de subestimación, o de que piensen que tú no puedes porque eres mujer o porque luces de determinada manera y es más fácil mirarte que escucharte. El primer reto es que logres ser escuchada. En la mayoría de los partidos políticos las mujeres no llegan a los esquemas de decisión más allá de que son la mayoría de las bases de los partidos. En Encuentro Ciudadano no discriminamos por raza, por género, aquí la gente llega porque tiene talento. Sin duda alguna es un tema muy difícil en Venezuela, sin embargo hoy podemos decir que estamos convencidos de que ya nuestra nación está lista para ser dirigida por una mujer. Y al final del día, más allá de los esfuerzos que se han hecho -y que no los voy a desmeritar porque estamos conscientes en Encuentro Ciudadano de que el enemigo no está de este lado de la calle sino que está en Miraflores- pues la verdad verdadera es que hasta ahora los hombres no han podido devolvernos la democracia.

-¿No ser escuchada fue una motivación para fundar su propio partido?

-Sí, esa es una razón y tal vez la principal. Pero la segunda razón tiene que ver con que así como vas al colegio, a primaria, a bachillerato, vas creciendo, te vas formando, vas convirtiéndote en ese profesional capacitado, lo mismo pasa en la política. Si entiendes la política como una profesión vas creando tus propias ideas, vas construyendo tu propio liderazgo y es como una consecuencia natural.

-¿El programa de gobierno de Encuentro Ciudadano es de acceso público? ¿Dónde se puede leer esa propuesta?

-Lo va a ser muy pronto. En el marco de la campaña para las primarias estamos empeñados en que esto sea una campaña de ideas y no una batalla a ver quién insulta o quién grita más. Nosotros no profesamos eso como práctica política. Una de las cosas que está prevista dentro de la campaña es presentarle al país nuestro programa de gobierno, que además está construido por profesionales extraordinarios y que se enriquece todos los días. Es un programa que está hecho para la transición, eso es fundamental si no queremos volver a vivir una dictadura como la que tenemos hoy, se tiene que pulir todos los días.

-¿Cómo se concibe en el partido esa transición?

-Lo primero, es entender que viene una transición, que no es cierto que con el cambio de gobierno es suficiente. Tiene que haber un cambio del sistema, cómo construyes ese cambio del sistema, cómo reestructuras las instituciones del país que hoy no existen, cómo reconfigurar el aparato estatal o la función pública, cómo atender a los adultos mayores, cómo atender a las juventudes que hoy sienten que el futuro no está en Venezuela sino atravesando la selva del Darién, cómo decirle a un chamo que quiere ser periodista que vale la pena serlo si en Venezuela todos los días cierran medios de comunicación y sufren censura, o a un médico que va a ganar 6 dólares mensuales… Todo ello tiene que ver con ese necesario pensamiento de la transición y con cómo generas memoria histórica para que no vuelva a ocurrir lo que está ocurriendo, reconciliación nacional y justicia.

-Todo eso suena como a que primero hay que sacar a todo el estamento chavista del poder

-Así es. Y para eso es la primaria, para que la gente decida quién es esa persona que debe conducir los destinos del país en dos etapas: la primera, ganar la primaria. Y la segunda, que puedas lograr que haya condiciones para tener unas elecciones.

-¿En esa concepción de transición dónde queda el pueblo que sigue apoyando al chavismo?

-Eso es parte esencial de la transición. Una de las razones por las cuales fracasó el proceso de paz en Colombia es porque no escucharon a la gente. Si no escuchas a la gente, si no tienes contacto permanente con la nación, si no le explicas a la nación que en este proceso de transición tiene que haber una reconciliación nacional… Pero antes de esa reconciliación es necesario primero que haya justicia. Todo se conjuga en escuchar a la ciudadanía.

-¿Cómo será la campaña de Encuentro Ciudadano?

-Como lo hemos hecho siempre, en la calle, con la gente. En más de veinte años de trabajo y de carrera política siempre he estado ahí en la calle, recorriendo a Venezuela de punta a punta. Trato de recorrer el país por lo menos una vez al año y la campaña va a ser exactamente igual. En los últimos cuatro o cinco meses del año pasado recorrí catorce estados. La gente me va a seguir viendo en la calle, por tierra, enfrentando lo que tengamos que enfrentar con base en algo en lo que creo: no estoy aquí para que la gente se preocupe por mí, sino para yo preocuparme por la gente y para atender a la gente.

-¿Cuántas personas militan en el partido en este momento?

-Hay inscritas más de 59 mil personas. A la militancia del partido, además, la admiro mucho porque ellos trabajan, tienen cada uno su oficio, hay desde albañiles hasta docentes, médicos, etcétera, que dedican el tiempo libre que pueden tener para luchar y trabajar por Venezuela.

-¿Cuál pudiera ser la región del país que todavía le falta por conquistar, por trabajar un poco más para darse a conocer?

-En cuanto al partido, felizmente y gracias a Dios, al trabajo y al esfuerzo, estamos en cada rincón de nuestra patria.

-¿Este no es uno de los peores momentos de la oposición en estos últimos veinte años?

-Mi hijo me ha estado presentando en los últimos eventos que hemos hecho y él me decía en estos días “mami, tú eres la candidata de la antilógica”. Cuando gané el Parlamento Latinoamericano la gente decía que no era posible porque yo era la quinta en la lista en un momento en el que no había unidad. Y gané: saqué más de 5 millones de votos. Luego, cuando fui electa en la Asamblea Nacional, en el 2015, decían que no era posible porque yo fui diputada electa por el circuito 1 de Miranda, que es Guicaipuro, Carrizal y Los Salias, eso no lo gana nadie, decían… Y fui una de las diputadas más votadas del país. Cuando decidí fundar Encuentro Ciudadano, hace cuatro años y medio, la gente decía, “es imposible hacer un partido en esta época cuando la gente no cree en la política y un partido dirigido por una mujer”. Y mira lo que es hoy Encuentro Ciudadano. Así vamos a ganar nosotros la campaña presidencial.

-¿Entonces es un mal momento para algunos partidos de la oposición pero uno bueno para usted?

-Creo que debe ser un momento para Venezuela. Los políticos tenemos que trabajar para la gente y no al revés. La experiencia de Encuentro Ciudadano nos dice que no es cierto que la gente no crea en los partidos o no crea en la política. La gente cree en una manera diferente de hacer partidos y de hacer política.

-¿Cuál es su posición frente a la Comisión Nacional de Primaria y ante la posible participación del CNE?

-El CNE no tiene nada que ver con esto. Y eso es algo que debe quedarnos muy claro. Pretender que el CNE te vaya a contar los votos de las primarias está bastante alejado de la realidad. La verdad es que hay una Comisión Nacional de Primaria que está integrada por profesionales extraordinarios y de primer nivel, con gente que no tiene ningún tipo de militancia, que no son gente de los partidos, son gente de la sociedad civil los encargados de llevar a cabo este proceso que es un proceso ciudadano.

¿Qué viene después? Viene, que quien sea electo o electa –porque espero ser yo- luche junto a la gente para obtener esas condiciones que no son otras que las que ha pedido la Unión Europea en su más reciente informe de cara al proceso del 21 de noviembre. Esas condiciones no están dadas hoy, esa es la realidad. Ahora, ¿no van a estar dadas? Sí van a estar dadas si usted se dedica a esa lucha. ¿Solo? No. Uno, con la gente. Y dos, evidentemente con la comunidad internacional y con todos estos organismos electorales de la comunidad internacional que han fijado con claridad cuáles son esos requisitos para que haya elecciones en Venezuela.

Delsa Solórzano

-En las encuestas que hemos podido ver no figura su nombre allí…

-No las pago yo, es claro

-Pero aparece otro montón de gente que seguro tampoco las paga…

-Pero si ves cada una de las encuestas, cada persona gana una diferente. Yo prefiero ganar la encuesta de la gente y prefiero ganar la primaria.

-¿No están contratando encuestas para guiarse?

-No, no, no… Nosotros hacemos mediciones internas permanentemente. Mi equipo está en la calle y tenemos asesoría técnica dentro del partido y hemos diseñado un instrumento de medición. Eso nos sirve, uno, como activismo; y dos, nos da claridad para saber dónde y cómo estamos parados. Y te puedo decir que estamos muuuy bien parados. Las encuestas al final van a tener que decir la verdad, pero lo más importante es que lo diga la gente el día que voten en las primarias.

-La primaria es la primera fase del trabajo, luego –como usted dice- vendría lograr las condiciones. Pero ya puestos ante el evento electoral presidencial, ¿con qué cuenta su candidatura para enfrentar a un candidato que está instalado en el poder?

-Como bien lo señalas son etapas diferentes. Primero, con qué cuento para ganar las primarias: con un partido político organizado en todo el país, que es capaz de convocar a los ciudadanos. La primaria, repito, es un evento ciudadano donde es la gente la que tiene que salir a participar. Y esa gente hoy está diciendo que quiere un cambio, un cambio en todos los sentidos. Entonces, eso es lo primero, ganar la primaria.

Luego, una vez que ganes la primaria tienes que contar con la unidad porque, evidentemente, si alguna cosa tiene que acompañar con mucha claridad a todos los candidatos es que usted tiene que ser capaz de articular. Usted tiene que ser capaz de decirle a todo el resto de las organizaciones políticas “nos vamos a necesitar todos”. Quien pretenda que puede solo, que no hay más opciones, que eres tú o no hay nada y que no sea capaz de articular con los demás, entonces no tiene claro lo que enfrenta de cara al futuro. Hay que enfrentar a Nicolás Maduro con toda la fuerza de la unidad.

-No son estos los mejores días para la unidad… Están todos dándose palazos…

-Todos no, con Encuentro Ciudadano no van a contar para eso…

-Digamos que los partidos tradicionales de la unidad…

-Sí… Y ojalá se entienda que unidos somos mejores. Ojo, pero… ¿unidos con quién? Porque no es con los corruptos, no es con quienes no le rinden cuenta a los venezolanos, no es con aquellos a quienes llaman «alacranes» o que se han robado a otras organizaciones políticas…

-Siendo candidata presidencial, ¿qué le diría al chavismo de pueblo, a los ciudadanos? ¿Qué cree usted que ellos quieran escuchar, en qué cosas querrán que los atiendan?

-Hay que aprender a distinguir al pueblo chavista de los jerarcas del chavismo. Al final del día, en el pueblo todos sufren lo mismo. Cuando se va la luz no importa si estás en un lujoso estadio o estás en Guaremal, allá en Los Teques; se nos va a todos por igual. Y no importa si tu camisa es roja o es azul porque se te va la luz igual. O se te va el agua, o cuando tu muchacho atraviesa la selva del Darién, o cuando tu familia se dividió… Hoy los factores sociales están en la calle manifestando, los sindicatos, los obreros, los maestros… y allí hay chavistas protestando. Ellos tienen las mismas necesidades que cualquiera. Y parte de la necesidad de la reconciliación nacional es que nos volvamos a respetar.

Cuando yo era chiquita, mi abuela Josefina –que me crió- era copeyana. Los papás de mi papá eran adecos. Y mi mamá y mi papá eran dirigentes comunistas, mi papá fue guerrillero y estuvo muchos años preso… Y unos eran del Magallanes, otros eran del Caracas. Y otros, como yo, éramos de los gloriosos Tiburones de La Guaira. Y nos sentábamos en la misma mesa a debatir ideas, respetándonos.



Source link