¡Explorando la nueva cárcel de El Salvador! Descubre cómo es por dentro la más grande de América. ¡No te lo puedes perder!

La megacárcel de El Salvador, considerada «la más grande de América», está diseñada para albergar a 40.000 pandilleros detenidos como parte de una «guerra» que el presidente Nayib Bukele les declaró. Esta cárcel se caracteriza por un alto nivel de seguridad y un trato severo para los reclusos.

Ubicada en un valle rural a una corta distancia del volcán Chichontepec, en Tecoluca, el Centro de Confinamiento del Terrorismo (CECOT) cuenta con un muro de 11 metros de altura, alambradas electrificadas y tres portones fortificados controlados por guardias de seguridad.

Los presos tienen que pasar por un escáner corporal, un área de ingreso donde se les toman fotografías y un cuarto de control para operar los sistemas de agua y electricidad. El presidio también cuenta con plantas de emergencia a base de combustible, una planta de abastecimiento de 600 metros cúbicos de agua, cuatro cisternas y ocho subestaciones de energía eléctrica.

Los pabellones tienen un techo curvo que garantiza una buena ventilación, además de dos piletas con agua corriente para el aseo personal y dos inodoros. También hay «celdas de castigo» oscuras y sin ventanas que se utilizarán con los pandilleros de mala conducta.

Amnistía Internacional ha expresado su preocupación por la nueva cárcel y ha llamado a Bukele a cambiar de rumbo en su política de arrestos masivos. La organización ha pedido un enfoque «integral» para abordar la violencia de pandillas en el país, garantizando los derechos humanos de toda la población.