Mujeres con bombas de silicón PIP en sus pechos ganan indemnización histórica


El Tribunal de Apelación de Aix-en-Provence, en Francia, falla de manera definitiva a favor de 13 mujeres cuyas vidas fueron destruidas por los implantes de silicón industrial de la marca PIP. Ahora la decisión sirve de precedente para otras 35.000 víctimas que también esperan una indemnización y para las que se vayan sumando a estas demandas.

Según informa este jueves 2 de febrero PIPA (la Asociación Mundial de Víctimas de Implantes PIP, que reúne a abogados y procuradores litigios internacionales, especializados en casos de negligencias médicas y de salud, en colaboración con las asociaciones de consumidores) el fallo determina la primera indemnización definitiva para un grupo representativo de víctimas defendidas por Olivier Aumaître, abogado del Colegio de París.

Estas indemnizaciones se fijan tras previo peritaje sobre la base de los informes emitidos por los peritos judiciales y sus importes oscilan entre 7.000 y 37.135 euros (gastos excluidos).

«Esta sentencia sin precedentes supone la entrada definitiva del caso PIP en la fase final de indemnización a las víctimas y servirá de referencia para las otras 35.000 víctimas que esperan indemnización», señala el comunicado de prensa.

La sentencia dictada hoy era muy esperada por las víctimas de todo el mundo. El Tribunal de Apelación de Aix-en-Provence condena a TUV Rheinland, certificador de los implantes fraudulentos, a indemnizar a un grupo representativo de 13 víctimas PIP del llamado procedimiento TUV 3.

Entre estas 13 víctimas hay ocho venezolanas, dos españolas, dos británicas y una colombiana.

Venezuela es el segundo país (después de Colombia) con más víctimas de los implantes franceses PIP. Son 60.000 mujeres registradas en este largo proceso de demanda de compensaciones financieras por daños físicos y psicológicos, según la información.

Los tipos de daños que pueden tomarse en cuenta para exigir una indemnización son:

https://elestimulo.com/climax/salud/2019-08-20/implantes-pip-la-bomba-de-tiempo-no-esta-desactivada/

  • Honorarios médicos
  • Daño físico, dolor.
  • Daños morales
  • Sufrimiento psicológico / estrés
  • Daño cosmético
  • daño sexual

«Es la primera vez que un tribunal se pronuncia sobre la indemnización final para las víctimas de PIP desde que se inició el caso en 2010. Hasta ahora, los tribunales han dictado disposiciones en procedimientos civiles contra la certificadora TÜV Rheinland o indemnizaciones limitadas a daños morales en procedimientos penales, que oscilan entre 3.000 y 6.000 euros», aclara la información.

Este grupo de 13 pacientes indemnizadas es representativo de todas las víctimas de PIP por abarcar todos los casos de víctimas, en función de si siguen llevando o no sus implantes, de si sus implantes se retiraron como medida preventiva o como consecuencia de una rotura y, de forma más general, en función de la gravedad de sus complicaciones.

Según el principio de indemnización íntegra de la legislación francesa, todas las pérdidas sufridas por una víctima deben ser indemnizadas, ya sean temporales o permanentes, físicas o financieras.

El Tribunal valida las investigaciones de peritaje y ratifica las conclusiones de los peritos judiciales.

Hay tres categorías principales de víctimas en este largo proceso en el cual se pueden sumando más casos elegibles a través de la plataforma de PIPA:

–        Víctimas que aún llevan sus implantes PIP: el Tribunal les concede una indemnización media de 7.000 euros que cubre el perjuicio moral y la ansiedad de tener silicona industrial en el cuerpo. Esta cantidad puede considerarse como la indemnización mínima a la que puede aspirar una víctima de PIP por este concepto de daño calificado por los peritos como permanente

–        Víctimas que se extrajeron los implantes sin complicaciones: el Tribunal les concedió una indemnización media de 11.135 euros que cubre el perjuicio moral y de ansiedad y el perjuicio vinculado a la operación de explantación.

–        Víctimas con retirada de implantes por rotura y otras complicaciones: una víctima recibe en promedio 21.493 euros 

«Hay que tener en cuenta que estos importes sólo cubren los daños. El Tribunal optó por reservarse su decisión sobre los gastos pasados y futuros (en particular, el costo de la operación de explantación), dado que desea en particular asegurarse de que estos gastos no estaban cubiertos por los organismos de seguridad social. Los gastos reclamados por estas 13 víctimas oscilan entre 10000 y 17000 euros, con un importe medio de 11504 euros. Por lo tanto, estos importes deben añadirse a la indemnización concedida hoy».

TUV, (la firma alemana que certificó de manera fraudulenta los implantes PIPO de silicona industrial) tiene que cubrir la totalidad de los costos del peritaje y reembolsar a las víctimas los depósitos pagados (500 euros por víctima) y pagarles una cantidad para cubrir sus otros gastos legales (500 euros según artículo 700), es decir, un total de 1.000 euros por cada víctima además de los daños personales.

Además, cabe esperar que las cantidades que cubran los daños sean mucho más elevadas para otros pacientes con casos más graves.

Para Olivier Aumaître, abogado de las víctimas que inició el caso PIP: «Esta decisión, que devuelve al gigante TUV a la realidad del desastre sanitario que provocó, es histórica. 13 años después del inicio del escándalo y otros tantos de batallas legales, las víctimas de PIP, que finalmente obtienen justicia, conocen la indemnización a la que pueden aspirar. Sólo podemos alegrarnos de que vean que nuestras demandas han sido escuchadas.

Para él, «esta decisión, que es una primicia mundial, supone un nuevo fracaso para TUV, que debe asumir las consecuencias financieras de sus fallos. La factura será cuantiosa, y acorde a la estrategia dilatoria de TUV, que ya no puede eludir su obligación de pagar para reparar sus fallos.

Estas 13 mujeres constituyen un grupo de prueba que servirá de referencia para las otras 35.000 víctimas implicadas en uno de los seis casos en curso contra TUV. Algunas pacientes tienen lesiones mucho más graves. Teniendo en cuenta la sentencia de hoy, las indemnizaciones podrían superar los 50.000 euros en los casos más graves.     

Más de la mitad de las víctimas han sufrido la rotura de sus implantes. Con o sin rotura, la silicona industrial se extiende por el cuerpo formando bolas, que a menudo provocan inflamaciones: los siliconomas. La mayoría de las veces se localizan en los ganglios linfáticos, pero también pueden alcanzar los pulmones u otros órganos. El 30% de las pacientes están afectadas.

Por tanto, se espera que la factura final supere los 500 millones en indemnizaciones para el gigante alemán certificador.

Además, las víctimas pueden solicitar en cualquier momento una indemnización adicional en caso de aparición de nuevos perjuicios o de empeoramiento de su situación. Ahora bien, el examen de miles de expedientes médicos sugiere que muchas otras patologías comunes a estas pacientes (linfomas, trastornos hormonales, dolores articulares y musculares, fatiga crónica, etc.) o a sus hijos (autismo) podrían ser consecuencia de la silicona fraudulenta certificada por TUV.

Esta decisión sigue a sentencias desde 2013, todas ellas iniciadas por el abogado Olivier Aumaître, que establecieron definitivamente la responsabilidad de TUV en el escándalo PIP:

●En 2013, el Tribunal de Comercio de Toulon fue el primero en condenar a la multinacional alemana culpable de negligencia en su control de implantes PIP (procedimiento TUV 1).

●El Tribunal de Comercio de Toulon volvió a condenar a TUV en 2017 (TUV 2 y 3) a pagar una provisión de 3000 euros

●El principio de responsabilidad de TUV fue confirmado entonces por el Tribunal de Casación (2018 – procedimiento TUV 1), así como por los Tribunales de Apelación de Aix-en-Provence (2021 – procedimientos TUV 2 y TUV 3) y París (2021 – procedimiento TUV 1).

●En enero de 2022, el Tribunal de Comercio de Toulon volvió a condenar a TUV a indemnizar a 1600 víctimas, elevando esta vez la provisión a 5000 euros (procedimiento TUV 4)

●Están en marcha otros dos procedimientos, conocidos como TUV 4-bis y TUV 5, que incluyen a casi 10000 nuevas víctimas

Es de esperar que esta decisión acelere la indemnización efectiva de las víctimas que desde 2010 han sufrido no sólo los daños causados por la silicona PIP sino también la estrategia de negación y obstrucción de TUV.

Para Maître Aumaître, «esta decisión supone el final del juego: ya no es el momento de que TUV alegue, ahora es el momento de pagar«.

Anunció: «Vamos allevar el caso a los tribunales mañana para que tomen una decisión sobre la indemnización de las miles de víctimas a las que represento y para las que se ha completado el peritaje, y pedir que se fije su indemnización lo antes posible«. Estas mujeres han esperado demasiado para ser indemnizadas y ahora hay que acelerar el proceso.

Esta decisión debería convencer a nuevas víctimas para que se unan a las acciones en curso.

Quienes aún no hayan hecho valer sus derechos pueden reclamar una indemnización. Dado que el plazo de prescripción de los daños corporales es de 10 años a partir del final del sufrimiento, y que los peritos han reconocido la existencia de daños permanentes, todas las pacientes están aún a tiempo. Lo único que tienen que hacer es inscribirse en línea en el sitio web de la asociación PIPA para participar en el procedimiento TUV 6.



Source link