La monstruosa actuación de Gledys Ibarra desconcierta a su público en Caracas


Gledys Ibarra, una de las primeras actrices más queridas y conocidas en Venezuela, salta al abismo de la condición humana en el unipersonal La Monstrua, que se estrena este jueves 19 de enero y va hasta el domingo 22 en el Centro Cultural BOD de La Castellana, Caracas.

Es una oportunidad imperdible de apreciar a Ibarra ejerciendo su arte en estado puro; metida dentro de un personaje totalmente opuesto a la persona que lo interpreta; atrapando al espectador en una brillante telaraña donde un texto incisivo e inteligente, y una puesta en escena efectiva y contundente, nos asoman al alma de un personaje sobre el que recayó «el odio de Dios».

Gledys Ibarra está de visita en Venezuela, pues de desde hace años vive en Londres, Inglaterra, donde se abre caminos actuando en inglés y en español y además dirige su propia compañía, The Latin Stage.

Pero si el espectador local que vaya a la sala de conciertos del BOD espera encontrarla como la recuerda, será sorprendido. Le costará creer que ese personaje con hipertricosis es la misma hermosa mujer de profundos ojos verdes y figura esbelta que detiene el tráfico por donde pasa, ya sea cruzando una calle en Caracas, Londres o Miami.

Es que Ibarra se transforma por completo, cambia su melodiosa voz, el balanceo de su figura y hasta la energía de su presencia para mostrarnos a Cornelia, una atracción de circo que profesa el humor negro, el sarcasmo y la ironía como escudo ante sus desgracias.

Cornelia, el personaje que se apodera de la actriz Gledys Ibarra. Foto. Alberto Gulin. https://www.instagram.com/albertogulin/

La Monstrua, premiado unipersonal del autor uruguayo ArielMastandrea, viene al pelo (literalmente) para que Gledys Ibarra nos recalque además que es una monstrua de la actuación, una actriz fuera de lote, enérgica, versátil y dueña de una capacidad envidiable para desaparecer por completo en el escenario y entregar su carne, sus huesos y su energía a un personaje que se escapa del texto para cobrar vida propia ante los ojos del público.

El espectáculo unipersonal, bajo la dirección dela sólida Rossana Hernández, una de las protagonistas de grandes propuestas en la escena venezolana, está bajo la cuidada producción general y artística de Carolina Rincón Cardozo.

Es una de esas obras que merecería una larga temporada en cartelera, pues su alta factura, su dirección y la pasmosa actuación de la protagonista, la convierten en una oportunidad única de disfrutar del arte escénico de alta factura y máximo esplendor.

«Con una poesía ácida y de humor negro, «LaMonstrua» ha cautivado a espectadores de Argentina, Uruguay, México, Colombia y España, entre otros países donde el público se ha confrontado, desde el humor, a aspectos irreverentes y relevantes delacondición humana, a través de un texto de enorme altura dramática estructurado en un único personaje que sirve de plataforma para preguntarnos quién se atreve hoy a ser el monstruo», señala el material de prensa.

«Se trata de una comedia negra llena de arte, alegría y reflexión, un monólogo que dará que hablary, por eso,losinvitamos a no perdérselo», comenta Carolina Rincón Cardozo,productora de otros éxitos teatrales como «Monólogos delavagina», «Lacena delosidiotas»,“El Día que me quieras”,“Copenhague”,“Baraka”, “Fresa y Chocolate”,“Terror”,“Cartas de Amor”,“LaFoto”, “El Vestidor”,»Art», «Brujas», «El matrimonio de Bette y Boo», entre otros.

«Fue una feliz coincidencia que Gledys quisiera venir al país al tiempo que yo estaba cocinando este proyecto, tan solo alaespera de una actriz de su talla, capaz devestirse enlapiel de este complejo personaje», afirma Rincón.

Coordenadas:

Losboletos para disfrutar delaactuación de Gledys Ibarra en las cuatro únicas funciones de «LaMonstrua»,losdías 19, 20, 21 y 22 de enero de 2023, ya están disponibles a través deticketmundo.comy enlataquilla del Centro Cultural BOD, enLaCastellana.

Postdata: son solo cuatro funciones y si usted quiere ver a una actriz excepcional, en una actuación única, vale la pena cancelar cualquier otro plan de fin de semana.





Source link