arrasó con un pueblo y dejó 63 muertos



Cortesía

 

Una pequeña ciudad de Santa Fe, en Argentina, se convirtió en el epicentro de uno de los eventos naturales más bestiales ocurridos fuera de los Estados Unidos: en 1973, un tornado categoría F5 en la escala de Fujita causó destrozos inimaginables en la localidad de San Justo. Según datos oficiales, se registraron 63 muertes, más de 200 heridos y pérdidas materiales multimillonarias.

Por: TN

Los indicadores de fenómenos parecidos en la región recién databan de fines del siglo XIX, por lo que no se esperaba que pudiese ocurrir una situación de esa magnitud. El 10 de enero de aquel año había sido una jornada calurosa, y cerca del mediodía, los vecinos habían visto pasar diversas nubes denominadas como torrecúmulos, que son formadas por masas de aire cálido. Una hora después, con una alta humedad, comenzaron los chaparrones aislados, aunque la inestabilidad era evidente.

Tornado en San Justo: los destrozos sin precedentes

Ya a las 14, algunas personas empezaron a notar un olor extraño, similar al del azufre; el evento se generó apenas 15 minutos después en las inmediaciones de las vías del ferrocarril General Belgrano. En 60 segundos, llegó a la máxima categoría: en base a las informaciones recabadas por los científicos, se afirma que las columnas son capaces de devastar todo a su paso. Incluso, la energía es muy parecida a la que emiten las bombas atómicas.

La tromba se desplazó 1500 metros hacia el sur y provocó un caos en un ancho de 300 metros, el equivalente a una cuadra de cada lado de la calle. Además, succionó casi por completo el agua de una laguna cercana. Los estudios que se realizaron tiempo después permitieron dilucidar que el tornado duró siete minutos, pese a que pareció una eternidad. Algunos de los residentes entrevistados aseguraron que la tierra “temblaba como si un avión hubiese aterrizado sobre las casas”.

Puedes leer la nota completa en TN





Source link